domingo, 10 de enero de 2010

Sugerencias?

Pasaron los meses como se pasa una borrachera divertida, parece que no acaba nunca, parece que en cualquier momento se acaba, parece que queremos quedarnos allí siempre, parece que ya fue suficiente, parece que es hora de irse, parece, parece…
Se acabaron los exámenes. Los pasé con distinción. Soy una alumna distinguida. El 26 de noviembre, cuando me dieron los resultados de mi evaluación celebré a lo canadiense (una botella de vino y una cena elegante, brinquitos moderados, felicitaciones cordiales) y llegando a casa lloré a la mexicana (mucha emoción, muchas lágrimas, mucha música, muchas cervezas, muchas ganas de abrazarme de alguien y luego entonces tristeza por no tener con quien abrazarme y luego canciones alegres y luego me dije con mucho cariño que estoy muy orgullosa de mi y que yo me abrazo todo lo que me tenga que abrazar y luego me conformé con mis propios abrazos)
Estuve en la Ciudad de México por navidades. La vida se les cambió a muchos de mis amigos hacia el final del año, se les cambió para siempre, se les cambiaron las certezas. Y yo que no pude hacer otra cosa más que escuchar y no opinar y querer. Quererlos como la primera vez que los quise.
No sólo a los amigos les cambia la vida, también a los fantasmas. Godzilla encontró a alguien. Y bueno, él siempre tiene a alguien. Lo raro es que esta es la primera ocasión que hace pactos de fidelidad. Es la primera vez que se va a ir a vivir con alguien. Y me pareció increíble su elección, me pareció detestable. Me dio un dolorcito. Me rompió el corazón de un coletazo. No tanto por su ausencia como por mi soledad. Envidia que le dicen.
Regresé a Toronto con la firme decisión de ser buena (lo que sea que eso signifique) y decidida a no dejarme apabullar por la soledad (amorosa, que de amigos todo en orden). Chonita me dijo, pero Copo, debes salir a la calle, el amor no va a tocar a tu puerta. Horas más tarde su consejo me pareció acertado y ciertísimo. El amor no toca a mi puerta. Pero un amante de ocasión si lo hizo. Y lo dejé pasar.
No me quiero aprender su apellido y me niego a llamarlo por su nombre. Sólo le digo Argentino. Debo pensar en algo mejor. Sugerencias? Es amigo de mi amiga Portales, se conocieron hace muchos años en Montreal y sólo hemos coincidido un par de ocasiones en año y medio. Las dos veces se metió debajo de mis sábanas. Tiene los ojos azulísimos, la sonrisa de quien sabe que está haciendo algo mal y lo disfruta, es alto (lo cual me queda perfecto porque su corazón está muy lejos de mi alcance. Uno no se debe enamorar de los ángeles de cama). Tiene ese acento que fulmina (yo tendría amantes de todas las nacionalidades sólo por el acento) es gentil, muy divertido, se va a Japón de fiesta como quien va a la esquina a comprar sal, parece que te puede guardar todos los secretos porque no piensa guardarte en la memoria, tiene las manos grandes, la espalda ancha, la disposición de llegar a las dos de la madrugada, la gentileza de levantarse sin besarte, sin prometer, sin desayunar, sin quedar de llamarte. Quizá pasen otros ocho meses de aquí a que lo vuelvo a ver. Nunca he tenido un amante de ocasión y quizá si se enterara que es el único hombre que me ha desnudado en dos años se iría en el primer vuelo de regreso a Buenos Aires. Así que será mejor no llamarle. Ojalá no tarde en aparecer por msn y entonces le vuelvo a abrir la puerta, las botellas de alcohol, los brazos y las piernas. No lo buscaré, pero en cuanto él lo haga me encontrará (si vuelve a aparecer, claro, tampoco hay que ponerse tan optimistas) esta vez no le pondré pretextos como lo hice el año pasado. Total, que tire magia, música argentina, lecciones de lunfardo y vino por todo el departamento, no pasa nada, aquí nadie quiere enamorarse del otro. No sería capaz de hacerle algo así a un hombre tan simpático. Y menos ahora que estoy empeñada en ser buena.

11 comentarios:

Mariposa Tecknicolor dijo...

¡Bravo!

Por los exámenes con distinción, por el viaje relámpago a la Ciudad del DeFiéndete, por las vidas de tus amigos, por tu vida, por tus decisiones, por tu amante, por las historias de amantes.

¡Bravo! Porque volviste a escribir.

Me encanta tenerte de vuelta.

Muchas felicidades. Que este año nos acerque más que los anteriores. Muchas cosas buenas nos esperan.

Te quiero mucho.

SonrisaMiel (: dijo...

Que gusto por tus exámenes Copo! Te mando mil abrazos y todos los que necesites (:

Un amante, si la cosa no va seria y no daña al corazón... Bien. :D

El amor llega cuando tenga que llegar, no hay que desesperarse, definitivamente.

Que bueno tenerte de regreso, nos estamos leyendo.

Abrazos y besos.

Edu dijo...

Mis felicitaciones por esos examenes. Por alumna distinguida. Te ganaste esa botella de vino de Toronto.
Un Beso

Lilith dijo...

Muchas Felicidades por tus resultados en los examenes, Bravo!!
Felicidades por volver a escribir, ya te extrañabamos.
Un beso.

Bismark Estrada dijo...

Abrazos!!!

Me da gusto leerte de vuelta.

Mas abrazos!!!

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

esa distención la llevas en tu corazón...

El peregrino dijo...

Vaya. A quién no le ha fascinado un amor furtivo.
Menudos contraste me deja tu texto: de los exámenes, a la vida de los amigos en Méjico y de ahí a un argentino que se porta como un dios en la cama. Me encantan los textos en donde la vorágine de recuerdos es tan grande que éstos se atropellan unos a otros. Enhorabuena.
Saludos desde Bogotá.

Lilith dijo...

Hola! Gracias por pasar a saludar. Por cierto, ME ENCANTA tu nueva foto de perfil te ves guapisima.
Un beso preciosa.

Caminante dijo...

Buena por tus exámenes.
Voy a seguir tu blog.
Échale un vistazo al mio.
Abrazos.

Dark Angel dijo...

celebrar a lo canadiense y llorar a lo mexicano... eso me ha parecido realmente hermoso.
que buen escrito...
espero volver.

dispersa dijo...

estaría bueno tner amantes por el acento ja ja ,es un orgullo tu desempeño como estudiante,un gusto leerte y reconfortable volver a estar con vos,un abrazote me voy a todos tus post