domingo, 4 de octubre de 2009

Je suis perdu, I´m lost, estoy perdida

Perdonen la tristeza…

Me mudé a mi nuevo departamento el jueves pasado y me he pasado todos estos días limpiando, desinfectando y buscándole lugar a todas las cosas que he acumulado en tan poco tiempo. No es que sea una fanática de las labores domésticas, es sólo que el antiguo habitante no paso el trapo ni el jabón por aquí nunca. Ahora me está quedando lindo, ya se ve diferente. Tengo una vista privilegiada de Toronto a cinco minutos de distancia. Espero anclar. Urge.
Estuve en México tres meses y ya de regreso subarrendé un departamento durante septiembre. Estuve sin casa fija y estuve triste todo ese tiempo. Y lo sigo estando. No me encuentro. No sé dónde quedé. No encontré mucho de mi vida este verano, casi todo mundo estaba ocupado. Algunos ángeles estuvieron al pendiente. Tuve una fiesta de despedida a la que sólo fueron sólo dos personas. Ya en el aeropuerto, 4 minutos antes de entrar a la sala de última espera, mientras lloraba con las despedidas ajenas, sólo una persona llegó para decirme adiós, justo al que le dije que no fuera porque allí iban a estar mis amigos. Pero no, no estaban.
Y de regreso al norte del continente prácticamente he desaparecido. Ningún correo preguntándome cómo llegue o cómo estoy o cómo me ha ido. Algunas personas en Messenger me siguen contando sus vidas, pero casi nadie pregunta cómo estoy. Sería bonito saber que lo que hago aquí también les interesa a algunos. Los amigos canadienses adorables y ocupados. Fríos y brillantes. Igualitos que la nieve que no tarda.
El llanto no me sale. Toda la gente está triste, todos quieren hablar de ellos, todos queremos hablar sólo de nosotros. Marqué el teléfono de una amiga. Quería, desesperadamente, que me escuchara. Hola, estoy muy triste, le dije. Ella contestó: tú también? fíjate que yo terminé de nuevo con…y después de dos horas de su historia se despidió porqué debía salir a olvidar su pena. Cuando colgué lloré y reí al mismo tiempo y le dije a ella, que por supuesto ya no me escuchaba: sé que no preguntaste, pero yo estoy triste porque no me encuentro por ninguna parte…y me conecté al internet buscando a alguien que si le interesara mi asunto. Allí encontré a una compañía constante de chat. Un psicólogo políglota con manías fascinantes. Pero sólo intercambiamos canciones que nos ponían tristes. Tampoco me preguntó qué era lo que pasaba. Le dije que le quería contar algunas cosas, pero últimamente ha desaparecido y ha tomado distancia. Hace un par de semanas tuvimos una opinión muy diferente sobre una historia de mi vida. Yo me enojé y él ha partido. Lo niega, pero yo sé que ya no volverá. Así que ya no tengo quién me pregunte qué me tiene escuchando Cuesta abajo con los ojitos llenos de lágrimas que no saben a donde ir.
Y pasa que me siento perdida, olvidada, sin inspiración, sin ganas. Siento que no tengo vida que vivir porque a nadie le interesa oírla. Me siento como un cuerpo muerto que ha sido traído a la vida por fuerzas sobrenaturales. Como un zombi. Y lo que es peor, uno que ni siquiera da miedo.

10 comentarios:

Edu dijo...

Hola amiga!

Internet es un botella con mensaje al mar, siempre existe quien la ve o la percibe. Los canadienses deben de ser de caracter frio, su clima y cultura, su historia, les da esa forma de relacionarse, diferente a los latinos.
Bueno espero que tengas un bello dia y muchos sueños en la noche. Y sobre todo que ellos se cumplan.
Un SALUDO

SonrisaMiel (: dijo...

Copo! No, no te sientas así! ):
El compañero de arriba tiene razon, son las ventajas del internet, siempre hay alguien que te leerá-
Esperaba una siguiente entrada llena de alegrías y me he llevado una sorpresa. Espero que te encuentres pronto y que te encuentres bien.
Te mando un fuerte abrazo, bueno, muchos. También besos. Cuidate!

Bismark Estrada dijo...

Te mando un abrazote

Al menos aqui hay a quienes si les importa lo que sientes.

Todos pasamos por lo mismo, todo cambia es verdad, pero no nos damos cuenta de eso hasta que pasamos por momentos como el que describes. Todo pasa tambien... animo.

Un abrazo fuerte desde aqui.

Srta. Bye dijo...

Deberías recordar a tus amigos que la amistad no es como un contestador de teléfono, por el que puedes dejar tu mensaje sin que nadie te rechiste.

Alegra esa cara y sal a la calle, que Toronto tiene que estar precioso en otoño.

:)

El escupidor de palabras dijo...

No es el mejor consuelo, pero últimamente me ha servido, o por lo menos eso creo o eso quiero creer... "Siempre se pone mejor"...
Gracias por tus palabras Copo, te extrañaba, mientras tu sigas leyendo, yo seguiré escupiendo.

No soy poeta dijo...

Hola Copo! No estés triste, porque me pones triste. Yo creí que te había pasado algo mortal cómo para abandonarnos por unos meses. Gracias a Dios (si es que hay) que estás bien, triste, pero bien. Porque se puede cambiar -el que estés triste- y eso es con una sonrisa. Te dejo una de a millón (: (hablando en dólares y no en dolores) La siguiente entrada que publiques debe ser sobre cómo estás y qué hiciste. ¿Si? Bueno... Como ando a prisas te dejo un beso rápido y un par de abrazos cálidos de treinta y tantos grados... Cuídate.

Besos Copo.

Mariposa Tecknicolor dijo...

Me da muchísimo gusto leerte por acá.
Yo te leo muchas cosas por las cuales debo felicitarte, y te felicito. Animo.

Te dejo muchos abrazos. No te vayas tanto tiempo, vale.

Cariños,
Papillon.

En el 5º Anillo de Saturno dijo...

Disfruta de tu nuevo hogar,no limpies mucho,relájate,escribe y sé feliz

Un besazo

dispersa dijo...

si alguien tendria q describir cuando esta triste- nadie- lo haria como vos,tan hondo con esa tristeza tan conocida por mi por todos,pero q lo enuncies ya es darle pelea.
te dejo mi correo:

trotyll@hotmail.com

agregame y le damos knock out.

te extraño

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

estas perdonada...